Educación dirigida para el futuro de nuestros hijos. ¿Cómo hacerlo?

Como padres, siempre vamos a procurar que nuestros hijos estén bien, que se encuentren en un lugar seguro y esperamos que nunca les pase algo malo. Sin embargo nuestra educación hacía ellos siempre debe ir enfocada al ayudarles a enfrentar la realidad del mundo y su futuro.

A lo largo de los años, hemos aprendido que la mejor educación viene de los modelos, es decir, nosotros como padres ejercemos el papel de modelos para que nuestros hijos lo reproduzcan en su adultez. Si bien nuestra educación va acompañada de lo que ellos pueden aprender en la escuela, la realidad es que el sistema educativo no termina de entender cómo preparar a una persona para el futuro y sus distintas realidades.

Para empezar a direccionar nuestra educación hacía el futuro de nuestros hijos, debemos comprender que nuestro papel va más allá de solo enseñar, sino que también debe existir la orientación, el acompañamiento y el apoyo hacía ellos. Sobre todo porque nuestra orientación no está destinada a un solo rubro de la vida adulta, como lo es el área laboral; sino también a que ellos comprendan lo compleja e incierta que resulta la vida misma.

Otra manera de mejorar nuestra educación hacia ellos es permitirles ser empáticos, que vivan sus realidades y trabajen en ellas; conocer su situación les permitirá saber que deben mejorar, por qué deben luchar y qué es aquello que sí está bien con ellos mismos.    

Escucharlos es el siguiente punto para tener una mejor crianza; los niños y jóvenes están llenos de preguntas, de situaciones y de conflictos, que incluso resulta abrumador el poder escucharlos. Pero el prestarles atención a sus quejas, dolencias, experiencias y realidades nos dan una visión clara de lo que necesitan para crecer y cómo nosotros podemos ayudarles. 

Y lo mejor que podemos hacer es explorar con ellos el futuro para poder descubrir sus pasiones y capacidades. Acciones como realizar actividades nuevas, como lo son cursos, talleres, y otro tipo de labores que genere en ellos responsabilidades y compromisos, pero que al mismo tiempo los motiven a realizarlos y sobre todo, encuentren su pasión y vocación. 

Como se ha dicho un montón de veces, nadie nos enseña a ser padres, justo por eso, orientar y acompañar deben ser nuestro motor a la hora de educar para seguir formando hijos que entiendan el futuro y la vida. 

FUENTES:

Eva Bailén, Simón Menéndez, 5 diciembre del 2021, ¿Cómo educar a los niños para el futuro?: siete ideas para acompañarlos, El País, 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s