8 reglas para que tu hijo no pase de niño a delincuente

Criar un ser humano es mucho más difícil de lo que parece y la complejidad mayor se encuentra en poner límites para hacerlo una persona de bien. 

Como todo papá y toda mamá, una de nuestras preocupaciones más grandes es que nuestros hijos crezcan en un ambiente que les permita ser ellos mismos, pero sin que anden en malos pasos. Lamentablemente, en ocasiones sin saberlo estamos criando a un pequeño delincuente. 

¿Te has alarmado al leer esto? Pues déjame decirte que muchos padres ejemplares cometen graves errores con sus hijos bajo el argumento de que lo hacen por su bien o de que no quieren imponerse o ser muy inflexibles.

Por ejemplo, cuando el niño hace un berrinche y los papás cumplen su exigencia, cuando al bebé se le escapan sus primeras groserías y los mayores lo aplauden, o simplemente justificar cada uno de sus actos, hayan o no tenido un motivo razonable. 

¿Te identificas? Aquí, en Pipochos, te damos 8 reglas básicas que debes cumplir para que no críes a un delincuente en potencia.

  1. No le cumplas todas sus exigencias

Es fácil identificar a un niño consentido, mimado y malcriado cuando los papás le brindan absolutamente todo lo que pide.

Suelen ser niños que explotan en llantos, rabietas y gritos cuando no obtienen de manera inmediata lo que piden, ante esta situación los padres simplemente ceden. 

No hagas esto, ya que le estás enseñando a tu hijo que todos deben estar a su disposición y así no aprenderá a controlar sus emociones.

  1. Regáñalo

Últimamente está de moda evitar corregir a los niños en sus errores y regañarlos en sus travesuras, ya que esto podría generarles ansiedad, estrés, depresión, entre otras afecciones psicológicas; sin embargo, tampoco se trata de aplaudir todo lo que el niño haga o diga. 

Debes hacerle ver sus errores, ponerles límites y reglas, en los cuales aprenda la diferencia entre lo bueno y lo malo, y sobre todo el respeto por la vida de los demás. 

  1. Enséñale sobre responsabilidades

Muchos papis y mamis cometen el error de hacer todo por sus hijos, desde aspectos pequeños como tender su cama y recoger sus desastres, hasta hacerles la tarea. ¡Esto último es una situación muy grave

Si eres de esos padres, deja ahora tu mala conducta, con este tipo de “detalles” con tu hijo lo único que haces es que comience a cargar de responsabilidades a los demás,  evadiendo sus obligaciones.

  1. No te pongas de su parte, sé imparcial

¿Tu hijo te ha llegado con el cuento de que todos en la escuela o en el vecindario le tienen mala fe?, ¿te han llamado del colegio para informarte de una riña que desató con sus profesores o compañeros? ¡Y peor aún! Te has puesto de su parte, aseverando que son los demás los que no entienden a tu hijo. ¡Eres un pésimo padre!

Debes enseñarle a tu hijo sobre la objetividad y la imparcialidad, debes siempre abogar por la justicia. Recuerda que si tú haces lo correcto, él también lo hará.

  1. No lo expongas a conflictos de violencia 

No pelees ni discutas con tu pareja u otros miembros de tu familia frente a tu hijo. Y mucho menos pongas en contra de alguna persona los sentimientos de tu niño, lo único que harás será que crezca con resentimientos y que, cuando sea mayor, canalice todo lo sufrió en su infancia en su vida adulta.

  1. Inculca en tus hijos buenos valores

No delegues este trabajo a la escuela, a tus padres o a otras personas. Recuerda que es tu hijo y todas sus acciones serán tu responsabilidad: si el niño no respeta a los mayores es porque no ha visto ese buen comportamiento en su núcleo familiar; si el niño no conoce el valor de la amistad, se debe a que no le has enseñado el valor de los lazos afectivos; si el niño no es honesto es porque este mal hábito lo ha copiado de su entorno inmediato. 

Lamentamos decirlo, pero debes abrir los ojos y estar consciente de que la mayoría de los malos hábitos se aprenden en casa

Deja de culpar a las amistades, la escuela, vecinos, etc. Y empieza a enseñarle a tu hijo buenos valores.

  1. No lo hagas egoísta

Muchos adultos que sólo se preocupan por sí mismos, que actúan sin pensar en los demás y que no conocen ni sienten empatías, los son porque sus padres los hicieron así. ¿Cómo? ¡Muy fácil! Si no lo motivas a compartir sus juguetes, si enfatizas mucho en el “esto es tuyo”, “esto es para ti”, “te mereces esto”, “no importa lo que la gente piensa”, estás criando a un verdadero egoísta.

Cambia esa actitud demostrándole que el universo no gira entorno a él, que los demás piensan y sienten de la misma forma, y por supuesto, que todas sus acciones, palabras y hechos van a afectar en su núcleo familiar y social más cercano. 

  1. Cultiva la empatía en tus hijos 

Un problema de los delincuentes es que son incapaces de empatizar con el otro, de sentir en piel propia lo que siente el resto de las personas. 

Si tu hijo no entiende por qué algo, que dijo o hizo dañó los sentimientos de alguien y no siente remordimiento alguno, se debe a que carece de empatía. 

¿Cómo puedes hacer que tu hijo sea empático? Puedes empezar a enseñarle a respetar y a amar a los animales. Si tienes una mascota, haz que se relacione con ella, la cuide, la proteja y se haga consciente de las necesidades de ésta, por ejemplo, del hambre, el frío o la sed por la que pueda estar pasando.

@Pipochos

Fuentes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s