Siete formas de eliminar la sobreprotección

En la actualidad muchos padres piensan que darles “autonomía” a los niños significa permitir que hagan lo que quieran y a su conveniencia, pero hacen todo por ellos, incluso las tareas escolares o cosas básicas, como recoger su plato de la mesa. Si tu hijo o hija es berrinchudo y llora por cualquier cosa, es una señal que lo estás sobreprotegiendo.

Sabemos que es normal que te encariñes en exceso con tus peques, y que al verlos tan pequeños pensamos que será difícil para ellos hacer alguna actividad nueva o convivir con otros niños, pero es necesario que le des autonomía de una forma correcta, para que aprenda a convivir sanamente con los demás cuando sea mayor. A continuación te decimos cómo puedes hacerlo.

1. Gestionar emociones

Gestionar las emociones significa liberarse físicamente del malestar o de la ansiedad que generan las emociones, y la mejor forma de hacerlo es expresando nuestros sentimientos a la persona que los ha originado, de una manera tranquila. Para enseñar esto a los peques, los padres deben dar el ejemplo y en vez de hacer rabietas en pareja, lo mejor es aclarar con serenidad el problema.

inteligencia_emocional.png

2. Regular el exceso de autonomía

Lo recomendable es educar a los niños enseñándole a ser autónomos, pero no a saltar reglas o a retar a la autoridad, así como a respetar su propio cuerpo y no permitir que extraños se entrometan en su intimidad.

3. Aprender de los errores

Un punto importante para generar en los pequeños la autonomía, es enseñarles los beneficios de perder y de cometer errores, ya que si los padres tratan de resolver todo por ellos, el niño se sentirá inconscientemente inútil antes los conflictos que tenga que enfrentar en la vida. Evita decirle frases como “si quieres puedes”, ya que le estás transmitiendo el mensaje de que siempre debe ser perfecto.

4. Tolerancia a la frustración

Los infantes también deben aprender a gestionar la frustración y el aburrimiento, por eso, cuando esté enojado o haciendo un berrinche, no debes darle lo que pide con tal de que se calme, si no hablar con él o ella y pedirle que te explique qué lo hace sentirse tan furioso o triste.

fotonoticia_20170122113640_1920.jpg

5. Ser empáticos

Los problemas de la infancia repercuten en la personalidad y la forma de actuar de las personas, por eso  debes ser empático con tu hijo, si quieres que él sea igual cuando sea mayor. Para enseñarle a ponerse en el lugar de otros, los padres deben comenzar por ellos mismos, si tu hijo se encuentra triste o enojado lo mejor es que hables con él, no que le digas que se calle o que ya no lo quieres porque es un berrinchudo.

6. Establecer límites

Enseña a tus hijos la diferencia entre un sí y un no, muéstrale que en todos los ámbitos de su vida debe seguir ciertas reglas y ser respetuoso, para que los demás sean iguales.

7. Aplaudir buenas actitudes

Un estudio en Estados Unidos llegó a la conclusión que es más efectivo aplaudir las buenas actitudes, la perseverancia y el trabajo, que atribuir los resultados positivos a la inteligencia de la persona, ya que si en algún momento de su vida falla, se sentirá desvalorizado.

@pipochos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s