El ABC de la estimulación temprana

La estimulación temprana consiste en una serie de actividades, para desarrollar las habilidades físicas, intelectuales y afectivas de los pequeños. Es obligación de todos los padres hacer estas acciones con sus pipochos, pues permitirá potenciar al máximo sus funciones cerebrales (cognitivas, motoras, de lenguaje y sociales).

Cuando nacemos, el cerebro necesita información que le ayude a desarrollarse, las capacidades no se adquieren sólo con el paso del tiempo. Por ello, el bebé tiene que recibir muchos estímulos que activen al órgano más complejo de nuestro cuerpo.

Debes saber que no existen una serie de pasos, que deben seguirse con exactitud, pues cada bebé reacciona diferente al percibir cierta información. Sin embargo, una estimulación temprana y abundante, garantiza un excelente proceso de adquisición de distintas funciones cerebrales.

El máximo desarrollo neuronal ocurre entre el nacimiento y el tercer año de vida, alrededor de los seis años, las interconexiones neuronales del cerebro están establecidas y los mecanismos de aprendizaje se asemejan a los de un adulto, la estructura del pensamiento y la personalidad del niño, se definen concretamente.

Te preguntarás si todas las actividades requieren de tu presencia, la respuesta es sí. Todas las habilidades se obtienen a través de juegos, y no hay mejor guía que tú, sin embargo, si te es imposible estar todo el tiempo con él, es necesario que lleves a tu peque con especialistas en estimulación temprana.

¿Cómo se hace?

 Las actividades que hagas con tus peques llevan un orden, pero como ya lo mencionamos: no son iguales para todos. Un especialista en estimulación hará un programa para el bebé o el niño, de acuerdo con sus necesidades y su entorno familiar.

Una actividad puede desarrollar diversas áreas al mismo tiempo. No deben marcarse tiempos para lograr un objetivo, los papás deben ser pacientes, porque cada niño tiene su ritmo de desarrollo, nunca deben ser presionados ni comparados con otros.

Como primer objetivo, se buscará reforzar el vínculo emocional del bebé, posteriormente se trabajan áreas, como el control de sus músculos, para que pueda coordinar sus movimientos libremente, el lenguaje, la cognición, su independencia en actividades cotidianas, como alimentarse y vestirse, así como desarrollar los elementos necesarios para que el niño se adapte al medio social.

Lo que no debes hacer

  • Forzar al bebé a hacer los ejercicios. Siempre tiene que ser divertido para ellos.
  • Saltarte etapas de la estimulación, porque pienses que son sencillas. El niño no logrará su desarrollo adecuadamente.
  • Sentirte mal porque tu pipocho no responde a cierta actividad. Siempre debes analizar si existe un avance o un retroceso, pero sólo puedes modificar las actividades, considerando las destrezas y necesidades de tu peque.

Recuerda que los padres juegan un papel muy importante en el proceso, los niños deben ser tratados con mucho cariño, felicítalos siempre que realicen un gran esfuerzo, o hayan conseguido el objetivo del ejercicio o actividad.

@Pipochos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s