Estableciendo límites

Lo que más le gusta al niño es pasárselo bien todo el día y, en ocasiones, no saben que también deben cumplir con sus obligaciones, y es ahí donde entra la labor de los padres.

Los padres tienen que aprender a tolerar a veces algún llanto o que el niño diga que no quiere hacer algo, pero cuando las cosas son buenas para él, los padres deben de mantenerse firmes, ya que eso es muy importante para la educación del niño.

Hispanic mother comforting crying daughter

El niño sabe y se da cuenta que los padres están haciendo eso por su bien, por eso nunca va a estar traumatizado.

Cuando los padres prohíben al niño bajar al parque porque tiene que hacer los deberes, el niño se enfadará pero en el fondo sabe y entiende que es por su bien.

Un claro ejemplo de que los niños terminan aceptando y entendiendo las decisiones de sus progenitores, está en las relaciones sociales de los niños. Si no le dejan, por ejemplo, ir a jugar fútbol, el niño cuando hable con sus amigos dirá que tampoco le importa no poder ir, porque no le gusta demasiado. Esto quiere decir que los niños adoptan el criterio de los padres.

Im2

El miedo de los padres a traumatizar a los niños

Una de las principales preocupaciones de los padres es la de no ser demasiado estrictos, para no traumatizar al niño.

Los niños sólo se traumatizan cuando alguien les hace daño de verdad, ya sea físico o psicológico. Pero cuando los padres le imponen un castigo educativo, limitan su conducta o le prohíben ciertas cosas por su bien, jamás se traumatizará un niño.

Hay que tener en cuenta que los niños no quieren que les compremos y les demos todo. Lo que de verdad quieren los niños es que estemos pendientes de ellos, y que cuando hay una cosa que no deben de hacer, que nosotros no se la dejemos hacer. Porque a veces ellos no tienen fuerza de voluntad y se dejan llevar por sus amigos, por miedo a enfrentarse a ellos.

Im3

Es evidente que como padres, el trabajo es complicado, pero es necesario. Los padres tienen que darse cuenta que dándoles todo no se les hace ningún favor.

Para educar de manera eficaz a nuestros hijos debemos marcar las reglas en casa, con el objetivo de cumplirlas. El secreto es hacerlo de manera coherente y con firmeza.

Una de las consecuencias educativas de la falta de habilidad a la hora de establecer las normas y de marcar los límites, puede ser la falta de respeto, que se produce cuando hablamos demasiado, exageramos en la emoción, y en muchos casos, nos equivocamos en nuestra forma de expresar con claridad lo que queremos, o lo hacemos con demasiada autoridad.

Im4

@Pipochos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s