Disciplina positiva: ¡no digas no!

Tu labor como madre o padre de familia, es delimitar reglas de conducta con disciplina, con amor.

Si aprendes a decir “NO” a los niños. No le harás un mal sino todo lo contrario, aprenderán a desarrollar seguridad en sí mismos. Siempre y cuando sea de la manera efectiva y adecuada. Lo mejor es utilizando la disciplina positiva.

Imagen1

Se entiende por disciplina positiva, las enseñanzas para entender el comportamiento de los niños y la forma de abordar su actitud, para guiarles en su camino, siempre de forma positiva y afectiva.

La disciplina positiva se basa en la comunicación, el amor, el entendimiento y la empatía para disfrutar de las relaciones familiares y da herramientas a los padres para entender el comportamiento de sus hijos y conducirlos con respeto, sin castigos y de forma afectuosa.

La disciplina positiva es un enfoque que no incluye el control excesivo. Se basa en el respeto mutuo y la colaboración, todo con la intención de enseñar al niño competencias básicas para la vida.

Imagen3

Te damos algunos ejemplos sobre cómo aplicar esta disciplina, para fijar límites y normas:

Empatía: Cuando te pones en los zapatos de tu hijo te será más fácil escucharlo. Por ejemplo: “tienes dos horas de parque si haces la tarea”. Tu hijo también puede participar, mediante la negociación: “¿pero me das una media hora para descansar después de llegar de la escuela, y luego hago la tarea?”

Y así se va dando su participación.

Ayúdalo a pensar: “¿por qué crees que esto es malo para ti?” Y el mismo niño puede elaborar una respuesta.

Da el ejemplo: Los niños se fijan siempre en el comportamiento de los padres. Puedes decir en voz alta: “descansaré media hora antes de trabajar en la computadora”. Cuando se cumplan, debes pararte y anunciarlo, que él se dé cuenta que cumples tus compromisos.

Firmeza a la hora de fijar límites: Hazle sentir importante pero recordando las reglas “¿recuerdas cuánto tiempo acordamos que descansarías?”

Imagen2

Dialoga con tu niño: “¿recuerdas nuestro acuerdo?, ¿en qué consistía?, ¿qué pasó con lo que acordamos?, ¿qué vas a hacer para remediarlo?” . Siempre hazle sentir al niño que debe hacerse cargo de su comportamiento. Así le estarás dando responsabilidad sobre sus actos.

Critica la acción y no a él: No generalices ante sus comportamientos: “es que eres muy grosero, eres mal educado,eres un niño malo”. Frases de ese tipo sólo lograrán que se convierta en eso que le dices, y que se identifique con esas palabras. Recurre a: “fuiste grosero con esa persona, se sentiría mejor si te disculpas con ella.”

Enfócate en lo positivo de tu hijo: Igualmente reconoce la acción y no la persona. “Hiciste muy bien tu tarea, te felicito”. Evita frases del tipo: “eres una niña buena, eres la mejor”, etcétera.

Imagen4

Cuando aprenden a colaborar y a tomar decisiones en familia, acaban convirtiéndose en personas que “saben” tomar decisiones, que asumen sus responsabilidades, y que tienen un concepto positivo de sí mismas.

@Pipochos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s